lunes, 19 de febrero de 2018

CHISTE DEL LUNES. PEQUEÑA HISTORIA.

LA MANTENIDA

Una feminista muy progre, está hablando con una amiga que es ama de casa, y con su superioridad, eso cree ella, le dice:

-No sé cómo puedes vivir así. Yo no quiero que ningún hombre me mantenga. No soy una mujer florero.

Terminado de decir esto, tropieza desde sus altísimos zapatos de tacón. Está a punto de darse el costalazo padre, y un hombre presente en la conversación de las amigas, tiene el impulso de cogerla en brazos, pero reflexiona.

<< Yo no soy quién para interceder en sus deseos>>

Ahora es mantenida por un médico, dos enfermeros, un auxiliar y un tubo de oxígeno.
Y su amiga todos los días le va a visitar y le cambia las flores del florero.