lunes, 27 de noviembre de 2017

CHISTE DEL LUNES. PEQUEÑA HISTORIA.

LA RENTA


Una mujer está haciendo la declaración de la renta.
-Amancio, aquí hay algo extraño.
Amancio tumbado en el sofá, acaricia a Arturito, el gato, y se encoge de hombros.
-A mí no me cuentes nada que yo de eso no sé.
-No, si tú sólo sabes vivir la buena vida. - Masculla su mujer.
-Y lo que te gusta a ti mangonear, de eso no hablas.
La mujer le mira, y piensa en la herencia de la suegra.
-En el borrador de hacienda hay gato encerrado. - Le contesta ella. - Hay que hacer algo.
Amancio se preocupa- ¿Gato encerrado?  Eso es imposible- Dice él-¿Quién haría algo así? - Se levanta raudo, veloz, corriendo, disparado al ordenador, ve la tecla suprimir y la teclea.
-He soltado al gato. - Le dice orgulloso a su mujer.
La mujer después de ver que todo lo que ha escrito en la declaración se había borrado, le pega repetidamente con el ratón en la cabeza.
¡Quién la iba a culpar!
Arturito, desde el sofá maúlla mientras se lame una pata.