lunes, 2 de octubre de 2017

CHISTE DEL LUNES. PEQUEÑA HISTORIA.




LA RUBIA

Eres rubia y pareces apetitosa, pero he jurado a mi mujer no acercar los labios a alguien como tú. Me miras, pareces llena de vida, la mía en cambio está cada día peor. Intento alejarme de ti, pero como si algo hubiera en el cosmos que quisiera unirnos hace que estés cada vez más cerca de mí. Te noto como sudas, se me sube la sangre a la cabeza, eres tan hermosa… Siento que si sigues ahí no voy a poder contenerme… ¡Desaparece, por Dios!

¡Y por una mierda de vez, Dios me hizo caso!, y el que se sentó a mi lado en la barra del bar, te pimpló de un solo trago. Dejó tres gotas en la jarra, que aún parecían llamarme, no tuve otra que relamerte. Ahora estoy en el psiquiátrico, mi mujer pidiendo el divorcio y yo durmiendo con una jarra caliente donde antes hubo una cerveza fresquita. No debí contenerme mi amor.