viernes, 13 de junio de 2014

RELATO: EL LIBRO . PRIMERA PARTE.


PARA LOS QUE SE HAN UNIDO AL GRUPO RECIENTEMENTE, VOLVEMOS A PUBLICAR UN RELATO RELACIONADO CON LA FERIA DEL LIBRO. ESPERAMOS QUE LO DISFRUTEIS



RELATO : EL LIBRO 1ª PARTE




Como homenaje a la feria del libro …




 ...os vamos a contar un relato en tres partes
 para que lo disfruteis. 

Se titula EL LIBRO.

y aquí teneis la primera.







Aquella mañana hacía un Sol de justicia. Debajo de la caseta que les había correspondido en la feria del libro de este año, se concentraba el calor y era insoportable respirar. Casi se habían consumido todas las botellas de agua fresca  que los editores llevaron esa mañana, pero Liliana miraba a su hermana Bárbara que  parecía estar en  un  paraíso. No dejaba de sonreír, de  hablar con todos los niños que le pedían un autógrafo y no se cansaba de explicarles como realizaba sus dibujos. Se notaba que estaba disfrutando con el éxito de su cuento .En cambio ella estaba sentada en un rincón deseando con todas sus fuerzas que se acabara aquel suplicio. La verdad es que no sabía porque Bárbara  la había obligado a asistir, pues ya lo decía la crítica que tan cruelmente se había cebado con ella :
--El cuento se   vende extraordinariamente bien   y a los niños les encanta, no gracias precisamente a esos textos sosos y vacíos, sino a esos dibujos magistrales , tan sólo comparables con ilustradores de renombre.
Sí, era ella la autora de semejantes bodrios. Ya  sabía que no pintaba nada allí, se rio de su propia ocurrencia. Pero su hermana se había empeñado en que la acompañara.
Ni un solo niño   había preguntado por la autora del cuento. --Tal vez mejor así-- se dijo—no vaya a pasar como aquel día en la librería cuando aquellos niños la acusaron de ser   muy mala persona  por  escribir que  Rufus, el perro protagonista,  al final de la historia se había roto una pata. Menos mal que  Bárbara la salvó de que entre todos la lincharan, pintándoles a los niños un Rufus sano y salvo. Tuvo que repetir el mismo dibujo en cientos de folios , pero ella nunca decía que no a un niño.
En una esquina de la caseta, por obligación , los editores habían colocado un libro de relatos escrito por ella, más,  sabía muy bien  que su hermana había presionado con cambiarse de editorial si no se lo publicaban. Ahí estaba el pobre libro,  achicharrándose al Sol, acompañado de unos cuantos ejemplares  más. Calculando al alza, podía constatar que sólo se habían vendido una docena desde que saliera al mercado hacía casi un mes.
Aquello parecía no acabarse nunca, la fila parecía eterna y Bárbara seguía firmando como si tal cosa. A este  paso no iban a ir a comer en todo el día.
De repente su hermana la llamó y le dijo que había una  señora que había leído su libro y quería conocerla. Se acercó  despacio a saludarla  y la señora le preguntó si ella era verdaderamente la que había escrito esos relatos de asesinatos.
--Sí, yo solita.—contestó  con un poco de orgullo, pues bien era cierto que el llegar a terminarlo  había sido un completo  martirio.
--¡¡ Pues gracias a ti, niñata estúpida -- chilló la señora a pleno pulmón—mi cuñada ha  matado a mi hermano  basándose en un relato tuyo !! .
Y diciendo esto sacó un revólver  y le pegó dos tiros.
Todos los niños empezaron a llorar y los padres a gritar, la gente intentaba huir por lo que la señora consiguió escabullirse entre la multitud. El guardia de seguridad en seguida se hizo cargo de la situación  y una ambulancia llegó en menos de un minuto. Su hermana estaba histérica, en el suelo de rodillas ante ella y cogiéndole de la mano se dio cuenta  de que las heridas eran serias pues sangraba profusamente. Quiso acompañarla al hospital pero los médicos no la dejaron. Vio impotente como la ambulancia partía.
La feria quedó clausurada por ese día  y el recinto se llenó de policías pero nadie pudo dar una pista  acerca de por donde había huido la asesina. Se supuso que habría utilizado un revolver ya que no se halló casquillo alguno.
El caso saltó  a los periódicos de inmediato, y las ventas del libro  de  relatos de asesinatos de Liliana  se dispararon  .Tuvieron que imprimir a gran velocidad, pues según los ponían a la venta volaban de las tiendas. Ya ni siquiera se admitían encargos y los clientes a veces se pegaban por los pocos ejemplares que quedaban.
Lo que suponía  aún un misterio  era saber   cuál de los relatos podría  haber producido el intento de asesinato. La policía pensaba que si  pudieran averiguar como la cuñada de esa mujer había matado a su hermano, podrían investigar en todos los crímenes cometidos con ese modus operandi  y localizar a la señora del revólver. De lo contrario sería muy difícil, pues  investigar todos y cada uno de los crímenes cometidos desde que el libro se pusiera a la venta sería demasiado complicado, máxime, cuando la mayoría de los relatos en los que había un asesinato  pasaban por meros accidentes.
La policía  no tenía demasiado interés en interrogar a la herida , ya que la conversación fue oída por varias personas y ella no podría aclarar nada. Se daba por supuesto  que no la conocía  ya que  la señora  tuvo que asegurarse de que ella era la autora del libro.
Seguía  internada  en  la planta de cuidados intensivos de una clínica muy pequeña llamada “ el socorro “ de lo que la prensa no tenía noticia .
Su hermana  Bárbara estuvo ingresada con sedantes unos  dos días, después de  los cuales  una vez recuperada, intentó   su traslado a un hospital más grande.
Pero el médico que llevaba su caso se negó ,alegando que  cualquier  movimiento innecesario  podría resultar fatal.
La gota que colmó el vaso  fue que  desde los disparos   todavía no les habían dejado verla. Estaba en la última planta, totalmente incomunicada, con una enfermera día y noche en la puerta. Su hermana marchó  a pedir una orden para poder visitarla y entonces se encontró   con que una semana antes Liliana  había hecho  un testamento vital. En él  dejaba claramente especificado que si le sucediera algo debían llevarla a la clínica  “ el socorro “, y no sólo eso , sino que dejaba a merced de un médico residente allí , autoridad suficiente  para tomar las decisiones que hicieran falta respecto a su medicación.
Por ese lado  no tenía nada que hacer, debería conformarse  con los informes sobre su recuperación  que en cuentagotas les iban ofreciendo.
Desesperada,  Bárbara decidió hacer algo para mantener la mente ocupada pues en el fondo se culpaba de aquello, ya que  fue ella  la que insistió  para que estuviera  en la caseta aquel día.
Llegó a la editorial y se informó de  cómo iba su cuento en el mercado. Aunque Bárbara no tuvo fuerzas para volver a la feria y continuar con la firma de libros, sus admiradores no dejaron de comprarle  por lo que ya iban por la tercera edición.
Entonces preguntó cómo  se vendía el libro de su hermana.
 Caminando por la calle iba totalmente absorta en sus pensamientos . El libro de su hermana ,Bárbara , lo consideraba realmente magnífico, pero había que reconocer lo evidente, no se estaba abriendo mercado. Entonces, ¿ qué editorial , podía haberse fijado en él  y haber comprado sus derechos de autor  a la editorial que lo publicó justo una semana antes del intento de asesinato en la feria  ?.
En el fondo se alegraba de que Marisa, la dueña de su editorial  no se hubiera llevado más que unos pocos beneficios , si hubiera confiado en el libro , ahora  podría decirse que sería una de las mejor colocadas en su mundillo , aparte de las suculentas ganancias que le hubiera reportado.
Bárbara se sentó en un banco de un bulevar cercano  y sacó su block de dibujo, abrió  su caja de pinturas  y se dispuso a pintar a unos niños que estaban jugando al balón.
Pero sus  dedos no respondían como siempre   . En vez de ir haciendo trazos iban dibujando interrogaciones.
 Apoyó su barbilla  en el puño derecho, agachada la cabeza miraba  su hoja del block vacía si no fuera por unos pequeños signos de interrogación .Su mente ya no estaba allí.
Era curioso, se dijo, un libro que realmente no vendía nada era objeto de interés por una editorial desconocida , Relatos y Cuentos   S. A. , le había dicho Marisa que se llamaba. Ellos, nunca la habían oído nombrar , pero después de ver el dinero en efectivo tampoco tuvieron muchas dudas y  vendieron en el acto los derechos de autor , al  menos  pensaron que recuperarían el dinero invertido en las correcciones y en la publicación de ese dichoso libro , que no era ni de cerca , lo que a ellos les gustaba publicar.
--Lástima, -- le  dijo Marisa,-- si hubiéramos sabido lo que iba a suceder… --entonces calló, pues vio en la cara de su ilustradora favorita un rictus de desagrado.
--Eso es-- gritó Bárbara  levantándose y dejando caer su block al suelo  .—Eso es -- repitió – alguien sabía lo que iba a pasar y lo preparó  todo. Eso significa  que no era un acto de una persona  sino algo tramado con anterioridad. Dios mío, tengo que hacer algo --recogió sus bártulos y se fue hacia casa , pensando en un plan.
En casa cogió un cuaderno y empezó a escribir todo lo que sabía.
--1º.  Dos disparos al pecho con clara intención de matar -- entonces se le nublaron los  ojos.
--2º  Una semana antes del, llamémosle incidente, una editorial desconocida compra los derechos de autor de un libro sin salida comercial.
--3º Liliana  hace un testamento vital , justo una semana antes…….y deja su vida en manos de un médico de una pequeña clínica.
--4º Desde  el incidente… el libro ha sido el más vendido del año.
--5º Ni  mi  familia ni yo, hemos  podido ver a mi hermana ni una sola vez desde el … incidente.
--6º Lili  está ingresada en la clínica “el socorro “.
--Un momento-- se dijo -- yo he leído ese nombre en algún otro  sitio…
Y buscando entre todos los papeles  que llevaba en el bolso encontró una copia del testamento de su hermana . Desdoblándolo  leyó  nerviosa  hasta hallar el nombre de la clínica donde supuestamente trabajaba el doctor , que sería el que decidiera entre  mantenerla con vida,  o desconectarla llegado el caso. El nombre de la clínica era “ el socorro “.
Con dificultad logró conciliar el sueño, y cuando lo hizo  la imagen de su hermana tiroteada se repetía una y otra vez en su mente. Se despertó temprano   empapada en un sudor frío y negándose a intentar dormir de nuevo se dio una ducha que la reconfortó un poco, se preparó un café doble y marchó dispuesta a averiguar ciertos detalles.
Aunque era muy temprano ya estaban los libreros  preparando sus casetas.

Todavía quedaban unos días para que terminara la feria del libro de este año. 
Con dolor miró hacia donde  cuatro días antes había sucedido todo.
La prensa se había olvidado del incidente pero el boca a boca había hecho que el libro se siguiera vendiendo.
Se acercó a los guardias de seguridad de la feria del libro que  se estaban tomando un café  aprovechando los últimos minutos de tranquilidad antes de la vorágine, y presentándose les preguntó por el compañero que aquel día se mostró tan solícito con ella  y con su hermana  llamando a una  ambulancia. 
Tan sólo quería mostrarle su agradecimiento.
Se miraron los unos a los otros .
--Señora --le contestó el más hablador-- Debería usted hablar con su editorial pues el  guarda de seguridad que estaba aquel día en su caseta  era privado, no pertenece a  nuestra empresa.
Dándoles las gracias caminó hacia los puestos de socorro.
--No  señora, aquel día nosotros no recibimos ninguna llamada. La ambulancia que se llevó a su hermana pertenecía a una sociedad privada.
Dejó el recinto con el estómago queriendo salírsele por la boca.
¿Qué hacer ahora ?. Ya no había duda ,  no había sido ni un accidente, ni algo casual, ni una pobre mujer  deseando vengar la muerte de su hermano. Era definitivamente un intento de deshacerse de Lili.
--¡Dios mío ¡-- gritó  Bárbara , mientras caminaba por  el paseo --¿ qué puedo hacer?.
Todo el mundo que se cruzaba con ella  se apartaba a su paso pensando que estaba mal de la cabeza, pues iba hablando en alto , repitiendo  los pasos  del 1º al 6º una y otra vez.
Se sentó en un banco y sacó de nuevo el cuaderno  donde la noche anterior escribió todo lo que sabía punto por punto.
Continuó.
--7º No puede tener nada que ver la editorial de Marisa pues no hubiera vendido los derechos del libro… a no ser que sea una tapadera la nueva editorial Relatos  y Cuentos S. A.
--8º ¿Cómo sabía  la ambulancia privada   que la recogió en la caseta  después de los disparos   que debía llevarla justo a la clínica donde  trabajaba el médico  que tenía plenos poderes para hacer con ella lo que quisiera pues así lo había manifestado en su testamento ?.
Bárbara dejó el cuaderno a un lado  , en el banco  y rememoró la semana antes de comenzar la feria del libro.
Liliana  había estado distante, se negaba  obstinadamente, casi  de una forma infantil a acompañarla en la caseta .
 Se sintió mal ,  tal vez tenía que haber intuido algo.--¿Querida,  quizás  no querías venir porque sabías lo que te podía suceder ?,  ¿ es que había  algo  que tenían contra ti , no sé ,algún tipo de secreto, que no querías contarnos ?—Bárbara   hablaba a su hermana  como si esta pudiera oírla.-- ¿ te obligaron a firmar ese testamento vital ?.
Escondió la cabeza entre las manos y un ruido la hizo levantarla. Un hombre le acababa de robar su cuaderno  y corría veloz  paseo arriba. Intento alcanzarle pero el bolso que llevaba colgado pesaba demasiado  y  detrás de la arboleda lo perdió de vista. Cuando quiso llegar  ya no se le veía por ninguna parte.
Sin resuello, sin poder respirar se le escapaban las lágrimas, sin ni siquiera querer impedirlo.
Cuando recuperó  la compostura llegó a ella una fuerza superior. Habían ido a por su hermana pero eso no quedaría así.
Todo lo que había en el cuaderno  lo tenía ella en su mente por lo que decidió ir a la comisaría a denunciar el secuestro de su hermana.
Aquello fue lo más inútil que pudo hacer. Después de unas llamadas  se le comunicó que el tutor médico de su hermana era un tal doctor Matías , co-propietario de la clínica “el socorro”. Por lo que o se abstenía de proferir falsas acusaciones sobre la clínica o sobre el doctor o tomarían medidas legales contra ella.
Salió totalmente decepcionada de la comisaría, empezaba a pensar  que aquello era una trama de sinvergüenzas como las de las películas.
CONTINUARÁ…