jueves, 5 de diciembre de 2013

RELATO : REPETIR Y REPETIR.





A las cuatro de la madrugada regresó con compañía. Mientras ella se desnudaba en el dormitorio, él metió la placa y la pistola en el cajón acostumbrado y después de girar la llave la guardó en su escondite.

Sobre las once de la mañana se despertó, la chica no estaba en la cama.

Entró en el baño y se dio una larga ducha.  Luego marchó a la cocina a por un café y se encontró a la chica muerta dentro de un gran charco de sangre.

Su pistola  estaba sobre la encimera y despedía olor a pólvora.

Metió la mano en uno de los bolsillos del albornoz y  encontró  la llave de su cajón.

Fue hacia el dormitorio , recogió el velo tirado en el suelo y abrió la puerta del armario. 

Entonces al ver el vestido de novia de su difunta mujer nuevamente manchado de sangre,  no dudó .

__ ¡Vaya por Dios !. __Dijo .__ Lo he vuelto a hacer .

__ Yo no tengo la culpa Cari.__ Dijo hablándole a la fotografía que tenía del día de su boda encima de la mesilla.__ Si tú no me hubieras dejado, ahora todo esto no pasaría.

Y con la experiencia que tenía como policía y toda la naturalidad del mundo  hizo desaparecer las pruebas.