viernes, 27 de diciembre de 2013

RELATO : EL DESEO






Cuando llevaba ingresada dos días estaba deseando volver a casa. Echaba de menos sus cosas y a la familia. Luego poco a poco tuvo que acostumbrarse,  siempre tan activa, a que lo hicieran todo por ella.

Unas semanas después las heridas de la pierna cicatrizaban bien , y  en el brazo escayolado parecía remitir el dolor. Según los doctores el atropello fue brutal, incluso podría haberle costado la vida.

Tuvieron que extirparle el bazo, y aquella operación le supuso una grave infección.

Al menos un mes más en el hospital , le dijo el doctor que se pasaría.

Ella refunfuñó , pero  sólo por hacerse la mártir, en realidad las enfermeras la trataban como a una reina , la cambiaban el postre si no le gustaba y a escondidas le subían alguna que otra cervecita .

Empezó a sentirse , no como en casa, sino  muchísimo mejor.

Habitación para ella sola, tele por cable, wifi. Y sin niños que lo interrumpieran todo.

Y aquella tarde, sin que ella lo imaginara siquiera ,  se iba a acabar todo.

Llegó su marido con los niños a la visita semanal. Ella tan buena las había ido acortando,

__ Por los niños Mario, no es bueno que me vean a sí.__  Le señalaba la pierna, el brazo, las magulladuras de la cara , y para horror de su marido le enseñaba la cicatriz en medio del abdomen, tenía el bazo  tan destrozado que no tuvieron otra opción.

Y Mario accedió, tampoco tenía ganas de coger el coche y menos con cuatro fieras dentro.

Esa misma tarde mientras sus cuatro hijos le pellizcaban los dedos de los pies, le tiraban del brazo dolorido  y querían subirse a su cama , con las ropas , digámoslo así , en un no muy bien estado de limpieza,  vino el médico y les dio la gran noticia,

 Seguramente mañana la darán el  alta.

 Según el doctor en casa se recuperaría más rápido gracias al cariño y atenciones de los suyos.

Su madre estuvo en la casa ayudando a Mario una semana y media, no pudo más y huyó de allí, a la suegra no se la vio pisar el piso. Por lo que ella se imaginaba como se encontraría aquello.

Los niños gritaron de alegría, y no digamos el marido, pero ella no pudo más que hacer una pequeña mueca .

Se fueron a casa pensando en mañana venir a recogerla. Ella comenzó a llorar. Quería a su familia, pero sentía que necesitaba un poco más de tiempo para recuperarse.

 E hizo lo que cualquier mujer con tal de sobrevivir haría, cuando la trajeron el termómetro lo acercó a la bombilla , cuando llegó a 40º lo dejó  encima de la mesilla. Se levantó  con ayuda de la muleta y fue al baño.

Allí se levantó el camisón y apretó la cicatriz hasta hacerla sangrar, entonces bajando el camisón lo empapó en la sangre. Se dio la vuelta y la vio.

Allí estaba una enfermera nueva, no la había visto nunca.

__He estado de vacaciones .__ Le dijo.__ veo que te han tratado bien y no quieres volver a casa .

Se sintió despreciable, ¿no querer volver con sus hijos?.

__Lo entiendo.__Le dijo mientras la ayudaba a subir a la cama. __ Pero así no vas a conseguir nada.

__Es que necesito más tiempo…__ Sollozó.

__Claro que sí , comprendo que tú lo que quieres es estar  más tiempo en el hospital.

__Sí.__Le tembló la voz.

__Es fácil. __Le ofreció una pastilla.__Tómate esto y mañana no te mandarán a casa.

Sin pensarlo se la metió en la boca y con un sorbo de agua la tragó.

Al día siguiente cuando vinieron a buscarla al hospital , ella no estaba en su habitación.

__No sabemos qué ha podido pasar, le subió la fiebre, le sangró la herida, y ahora está en coma.__ les explicó a sus familiares el doctor.__ Creemos que es un coma irreversible__

Definitivamente ella estaría en el hospital muuuuuucho más tiempo.

MORALEJA :   Aprende a pedir los deseos.