miércoles, 16 de octubre de 2013

RELATO : MANOLO A RECEPCIÓN.





Mis problemas de salud se han aliado y no me permiten descansar .

Me acabo de quedar traspuesto cuando me altera el sonido del telefonillo.

Me cabreo, miro el reloj de la mesilla, las doce menos cuarto.

Recuerdo que el cartero suele venir a esta hora. Me incorporo.

Con esfuerzo y ayuda del bastón llego hasta el aparato.

_¿Si?

_Certificado_ Abro.

A pesar de vivir en un quinto sólo tarda un par de minutos, pero me parecen una eternidad.

Firmo. Abro la carta de la seguridad social . Espero la cita desde hace meses.

Pero  …¡joder! .  ¿ Hoy  a las doce?.

Sin perder tiempo llamo a mi hijo, que como siempre no contesta.

Decidido arrastro con dificultad una silla hasta la ventana más próxima. La abro.

Con calma y pericia consigo subir a ella, en el reloj de pared dan las doce. No deseo llegar tarde.

Salto y me lanzo al vacío.