viernes, 13 de septiembre de 2013

RELATO : ESPABILA.






Sonó el despertador  en lo mejor del sueño,  justo cuando se iba a sentar a descansar un poco, porque incluso en sueños ella se veía limpiando la casa.

Se peinó como con desgana, no tuvo ganas de maquillarse, tan sólo se puso un poco de rímel en las pestañas.

Al mediodía, en el descanso del trabajo,  cuando salió a tomarse un refrigerio que le diera energía para continuar la jornada se dio de bruces con una antigua compañera de universidad.

Le dio envidia ver su soltura , como iba de arreglada y sobre todo su vitalidad, ya que ella siempre iba por la vida como pidiendo más oxígeno.

La invitó a una cafetería cercana y ella sintió que era el momento de desahogarse..

__Ya no puedo más , estoy exhausta, por la mañana los desayunos, el trabajo ,luego recoger a los niños, y al fin la cena.¿ Y la casa? . No me hables de la casa. Y tú con dos hijos, igual que yo y mira parece que acabas de salir de una revista de modas. Debo ser yo … como dice mi marido, que soy una floja.

Tanta pena irradiaba que su amiga   le contó su secreto :



Un sábado nada más levantarme , mostré   a mi  marido el estado de la casa, y le hice dos propuestas.

__ Me llevo  a los niños al parque y luego a comer , se echan la siesta en casa de mis padres , y tú cambias sábanas , pasas la aspiradora, limpias la cocina, cambiando el filtro de la campana, claro, pones las tres lavadoras pendientes, limpias el polvo, friegas la terraza , limpias los baños, planchas los uniformes, tus camisas , mis blusas y faldas,  y después  … preparas algo para cenar.

O si prefieres te llevas tú a los niños al parque y luego a casa de tus padres. Y yo me encargo de la casa.

Inevitablemente  mi  marido escogió  la segunda opción.

Cuando mi marido volvió  con los niños, se quejó del sábado tan horrible que había pasado.

__He tenido que correr por el parque empujando la bici de Lucía __  Y me comenta, como si yo no lo supiera…

__  Esta niña todavía no sabe montar en bici sin ruedines __ Y  es que él nunca ha llevado a la niña al parque .

__ Luisito se sigue comiendo la tierra__ más de lo mismo  pensé.

__Y espero que hayas hecho algo ligero para cenar, la paella de mi madre me está repitiendo. ¿Por qué le pondrá tanta grasa?.

Yo sospecho que es porque se quiere ventilar al marido que tiene el colesterol alto, pero me lo cayo. A ver si este año hay suerte.

Y cuando termina de soltarme toda la mala leche que lleva dentro , viene la pregunta   que estoy esperando como agua de mayo , mientras me mira con suspicacia :

__¿Y tú que has hecho ?.

Entonces le cojo de una oreja y le llevo a la cocina, le hago pasar el dedo por la campana , la vitro ,  oler el lavavajillas que huele a limón, y luego le hago meter la cabeza en todos los inodoros para que vea lo relucientes y desinfectados que están , aún de la oreja le obligo a agacharse por debajo de las camas , y no contenta con eso le muestro orgullosa el armario lleno de nuestras prendas todas limpias y planchaditas,

__¿Quieres más?.__ Le digo como enojada. __ Pues abre el microondas y te encontrarás una lasaña casera recién hecha.

A él parece caérsele la cara de vergüenza, pero es solamente un truco que usa para no disculparse.

A estas alturas me la repampimfla.

Al  sábado siguiente le hice la misma oferta .Niños en el parque o casa que limpiar.

Él eligió lo que creía más fácil ya que yo había podido con ello y no me había quejado. Adecentar la casa. Yo me pasé la mañana divinamente con mis hijos en el parque y luego fuimos a casa de mis padres.

Como los niños no estaban  excitados durmieron la siesta como dos angelitos.

Cuando llegué a casa esta daba más asco todavía  que de costumbre.

Conseguí morderme la lengua y a la hora de la cena senté a los niños a la mesa. Se había olvidado de la cena .

 Tuvimos que cenar quesitos en porciones con pan de molde.
Y yo callada.

Desde entonces, cuando amanece  los sábados por la mañana ,  mi marido no dice ni mú , coge a los niños y se marcha de casa. Sé que hasta que sean al menos las ocho no los tendré de vuelta.

Y entonces a arreglar la casa.

La amiga dio un gran sorbo de su vaso de limonada, pero ella no conseguía comprender.

__Mira me parece muy bien el reparto de tareas… pero creo que yo preferiría pasar el tiempo en el parque con mis hijos que haciendo sola todas las tareas del hogar.

__ Y yo hija, y yo.

__Entonces no veo que sacas tú de esto y porqué se te ve tan divina.

__Cariño , siempre fuiste muy inocente. __Le contestó la amiga haciendo un cruce de piernas .

Te he dicho lo que hace mi marido cuando se va de casa y lo que se encuentra cuando llega a ella. Lo demás lo has supuesto tú solita.

Mi marido , por no hacer no lleva ni los gastos de la casa, como hice un cursillo de contabilidad se supone que lo tengo que hacer yo. Ni siquiera mira los extractos de la cuenta , ya no me molesto en disimular los pagos ¡para qué!.

Mira mi vida , tienes en internet un montón de páginas que te ofrecen cualquier servicio. Yo tengo una asistenta  los sábados que me deja la casa como los chorros del oro.

__Pero cuando tu marido se dé cuenta del gasto y de que has volatilizado todo el dinero … ¡Se armará la gorda!.

__Corazón … para entonces ya tendré bien atrapado al jefe de la fábrica, y el divorcio será mi mejor solución.

Y es que ella estaba últimamente  muy resultona.