viernes, 2 de agosto de 2013

RELATO : LOS CELOS .





¡Pero qué  bonito!  . Te parecerá bien , aquí  , en la mesa, todos juntos y sólo tienes ojos para ella .

Intento atraer tu atención ,pero no , cada vez que venimos a casa de tus padres pasa lo mismo   , parece que he dejado de existir.

Encima  parece que tu madre se regodea  y siempre consigue  que ella esté enfrente de ti. Sabe que me disgusta , pero es igual , tu madre  es así . Me mira y disfruta   al ver  como  sufro  viendo  como la devoras con los ojos  y eso , cariño , no puedo consentirlo.

Ella  siempre bien cerquita de su hijo, es la ilusión de tu madre , y tú , amor , no te sabes resistir . No, la miras una y otra vez  dando la sensación de  que te gustaría que allí no hubiera nadie, que ella fuera sólo para ti. No puedes imaginar  en esos momentos   la vergüenza tan profunda que siento  .

¿ Es  qué en casa no tienes lo que hay que tener? . ¿No te doy lo que necesitas?.

Lo hemos hablado muchas veces, te he descrito la sensación tan horrible que me embarga. Te explico que me parece una falta total  de consideración  hacia mí.

Tú te disculpas diciendo que no tiene tanta importancia , por más que te digo una y otra vez  que lo que haces me deja en muy mal lugar.

Yo sólo te pido que en esas noches que tenemos que cenar con tus padres te controles un poco, que intentes disimular tu interés por ella, pero no , terminas siempre haciendo lo mismo. Una cosa es que la hagas caso y otra, muy diferente  es que la acapares toda , siempre toda para ti, dejándome noche tras noche  en evidencia  .

__ ¿ Pero qué es lo que yo hago mal ?—Te pregunto continuamente, y con los ojos ensoñadores, recordándola a ella, no sabes que contestarme.

Bien , sabes que te digo , que te voy a  aguar  la fiesta , hoy,  el último trozo de tortilla de patata ,  esa  tortilla de tu madre  por la que pierdes el sentido , ese,  me lo como yo .