miércoles, 3 de julio de 2013

RELATO : LAS APARIENCIAS ENGAÑAN.






LAS APARIENCIAS ENGAÑAN
Aquella mañana después de ducharse  lo primero que hizo  Ana fue llamar  a su madre .
__Mamá, he vuelto con Luis__lo dijo como pidiendo perdón  .
__Pero Ana , querida , sabes que no es hombre para ti . __ Le contestó su madre con un suspiro.
__Mamá, me  jura que ha cambiado. A partir de ahora  sólo hará lo mejor para los dos.
__Te equivocas hija, los hombres como Luis nunca cambian. __ Se sentía temblar su voz a través del teléfono.__¿ A qué viene ahora este intento de engañarte ?.
__Es que lo quiero , mamá, por favor, intenta entenderme.
__Cielo, nosotros  sólo queremos lo mejor para ti.
__Mamá, intenta entenderme .__
__Eso ya lo has dicho, hija. __ Contestó irritada su madre. ___Pero ...dime.  ¿Qué te ha contado para convencerte  ?.
__ Bueno, por lo pronto está de acuerdo  en que hay que ir al banco.
__Es un buen paso. Sí, quizás estábamos equivocados con él. __¿Ha hablado de boda ?.
__Mamá , por Dios ,es un poco pronto para eso .—Contestó Ana un poco desolada.
__Yo no te quiero decir nada , pero la última vez  __ y esto lo remarcó bien __te dejó plantada justo antes del gran momento.
__Es que era su primera vez, mamá , tienes que comprenderlo, pero me ha prometido que eso no va a  volver a pasar, me quiere demasiado para estropearlo todo.
__Mira, cariño __le dijo su madre con ternura __ piensa que no se trata sólo de ir al banco. Luego , vendrá  la farmacia, el súper  , ¡ qué sé yo !. La vida misma, hija.
__Mamá, dale tiempo al tiempo.—Ana suspiró.—Él se ha criado en otro ambiente, no puedes pedirle que cambie de golpe.
__ Hija, ante todo está el bienestar familiar.—Le contestó irritada su madre.
__Mamá, yo lo amo.—Contestó Ana  más serena.—Y si tengo que meterme en otro mundo lo haré.
__ ¡ Hija , me vas a matar ! .—Le dijo su madre .__  Con lo que hemos luchado por darte una educación y unos valores, ¿serías capaz de echarlo todo a perder ahora ?
__No voy a discutir más , mamá .—dijo Ana .—Mañana a primera hora vamos al banco. Te llamaré y te diré como ha salido todo.
__Ten cuidado hija, con un hombre como ese , no sabes dónde te puedes meter.
A la  mañana siguiente , allí se encontraban los dos, Ana y Luis , justo a la entrada del banco . Entonces  ,pese al amor que él la profesaba, no pudo hacerlo.
La miró a los ojos y con un movimiento  tranquilo  se despojó del  pasamontañas  y tiró  su pistola  al suelo  dándole  una patada  que la alejó lo más posible de él.
Se giró sin hablarle siquiera  , e  inició su camino pendiente abajo.
No supo qué le había herido   el corazón, si la bala certera  o las palabras de ella.