lunes, 10 de junio de 2013

RELATO CON FINAL CHISTOSO. PAQUITA.





PAQUITA


Paquita nunca había salido  del pueblo, decidió vivir su vida allí y cuando su hermana Luisa se casó y se fue a vivir a la ciudad ,ella se ocupó de sus padres hasta su muerte.

Pero ahora Paquita estaba un poco mayor y sus achaques iban en aumento por eso su sobrino Luis , hijo de su difunta hermana y su mujer María  decidieron que no podían estar yendo al pueblo cada vez que tenía una recaída, por lo que pensaron llevarla a vivir con ellos a la ciudad.

Poco después del traslado la llevaron a   un buen especialista  para que la hiciera un chequeo completo.

Salió de la consulta muy contenta, la doctora se había portado muy bien con ella. Incluso cuando  Paquita le comentó preocupada  que en su pueblo siempre se perdían las pruebas médicas, la doctora  le enseñó la pantalla del ordenador  donde se podían ver todos sus datos, desde la fecha de su nacimiento , su altura y peso, su ritmo cardiaco, y los últimos análisis de sangre a los que se había sometido.

Paquita abrió la boca cuando la doctora le dijo que  ya sabía todo sobre ella mientras le mostraba las radiografías de la espalda , y le señaló esas vértebras que últimamente no la dejaban moverse. 

Se fue tranquila confiando totalmente en el diagnóstico y en el tratamiento.

Aquella tarde  fue junto a María  a hacer unas compras.

En la sección de corsetería preguntó por una faja que necesitaba para su espalda, la dependienta le preguntó la talla, y ella no supo que decir.

__Paquita, mujer.__ Le dijo María  nerviosísima. __ ¿ No sabes cuál es tu talla ? . Vamos a perder la vez , y hay mucha gente.

Para no perder la cola dijo una al buen tuntún y entraron en el probador.

Minutos después María se dio por vencida, esa no era la talla de su tía.

Fue a cambiarla y trajo otra faja. Aquella tampoco le servía .

Vio en los ojos de María el cansancio y mientras  iba a por otra faja, cogió su móvil,  que ya le habían enseñado a usar y marcó.

__ Clínica  Pascualete , dígame.

__Es una urgencia soy Paquita Morcillón y necesito hablar urgentemente con la doctora Pascual.

__Tranquila , tal vez yo pueda ayudarla .

__No señorita ,sólo me puede ayudar la doctora, he estado a punto de morir de asfixia dos veces, y presiento que dentro de poco me sucederá otra vez.

__No se retire señora Morcillón __ dijo la recepcionista nerviosa .__ Le paso con la doctora.

__ ¡Dios Mío  señora Morcillón !. __Contestó al teléfono la doctora .__ ¿Qué le sucede?. ¿Dónde se encuentra?.

__¡Ay doctora !. Usted que lo sabe todo sobre mí . ¡¡¡ Dígame la talla de faja que uso!!!.