sábado, 29 de junio de 2013

MICRO DE CIEN PALABRAS


  LA PISCINA





Hacía  meses  que estaba  segura de tener completamente dominada la técnica. Piscina arriba  piscina abajo se pasaba casi todo el día . Después de unos largos y de alimentarse bien, se permitía una buena siesta. Esto era vida, sí señor, y así hubiera continuado  de no ser porque un día , sin aviso previo, la piscina poco a poco  empezó a perder el  líquido elemento.
El mismo agujero por el que había desaparecido el agua, se la estaba tragando y al llegar a un mundo seco su desesperación fue tal , que no pudo más que echarse a  llorar .