viernes, 12 de abril de 2013

RELATO DE HUMOR NEGRO : EL VIAJE EN TREN .



El otro día tuve que hacer un viaje en tren , fue un viaje corto pero como no llevaba nada para leer me aburrí como una ostra, cosa por otra parte que me vino bien pues se me ocurrió un nuevo relato.

Aquí os lo dejo.













Conseguí coger el tren en el último minuto. Nada más introducir el equipaje  por la puerta   la máquina   produjo un estridente pitido  que me hizo dar un salto.

Arrastrando la  maleta  llegué  a duras penas  a mi coche . Tuve que atravesar medio tren . Aún   había gente que  no había sido capaz de colocar sus enseres y sentarse.

Localizado mi sitio , conseguí subir  mis pertenencias a los maleteros . Con un suspiro  me desplomé en mi asiento. El tren ya estaba cogiendo velocidad y apoyando la cabeza contra la ventanilla intenté relajarme.

Al poco , entrándome ganas de trabajar me di cuenta de que había olvidado en casa lo más preciado últimamente para mí, mi portátil.

 En el  coche   reinaba  un gran silencio, justo lo que yo  necesitaba en ese momento. Mi cabeza no paraba de dar  vueltas. Estaba en una encrucijada y no sabía cómo salir de ella.

El tren avanzaba seguro hacía su destino, tranquilo, en calma. Los pasajeros permanecían atentos a los monitores  en los cuales se estaba proyectando una película no demasiado interesante.

Concentré mis pensamientos en intentar pensar  en cómo iba a solucionar ese problema al que no veía  otra salida.

De repente sonó mi móvil. Aun  sabiendo que no se debe hablar en los coches,  para no molestar a los demás pasajeros , lo descolgué .

Pensando  que sería una llamada corta no me moví de mi asiento.

Era mi hermana.
__

__No  sé  por dónde vamos, hemos salido hace más de una hora __Le contesté 
— He olvidado el portátil.
__

__Tengo que matar a su madre, no tengo otro remedio.__ Le repliqué.
__

__ Si , No me vengas con esas, tú ya te lo estabas imaginando después de lo último que te conté.
__

__¿Qué , qué haga qué ?.
__

__No. A su hermana no la puedo liquidar , ya sabes por qué . Su marido es  fiscal, sospecharía enseguida.
__

__No me hagas reír. Tú,  en mi situación harías lo mismo.
__

__No por Dios, jamás usaría un cuchillo. Tal vez veneno, estaba pensando justo en el método cuando me has llamado.
__

__Mira el que a ti te de pena esa bruja me importa un comino. Es la única solución que veo.
__

__Ahora voy para allá , ya te llamaré mañana , pero te juro que de esta noche no pasa.
__

__Lo de donde esconder el cadáver  ya lo tengo resuelto.
__

__Sí,  Guillermo viene a buscarme. Me quedaré a dormir en casa de su madre.
__

__No ,su hermana llegará mañana. Por eso  tengo que aprovechar a hacerlo esta noche. Es perfecto, luego no tendría tiempo.
__

__Si .  Ya sé que pesa más de cien kilos,  no te preocupes, lo he tenido todo en cuenta, no he dejado ni un cabo suelto, tan sólo… me falta un pequeño detalle.
__

__No  ,ni  hablar, no me voy a arrepentir después , ya sabes que  no es la primera vez que lo he hecho, y si Dios me da fuerzas no será la última . Prefiero contarte los detalles cuando lo haya terminado y esté contenta con el resultado.
__

__Eres un Sol, si necesito ayuda te llamaré, besos.
__

__Tan sólo te pido que no digas nada . Imagínate  que alguien se entera, sería terrible . ¡Tanto esforzarme  para nada  !
__

__Cuando termine  con el trabajo  te llamo. Adiós.
__

Cuando apagué el   móvil me di cuenta de  que la conversación había durado más de lo que pensaba en un primer momento, por lo que pedí disculpas a mis compañeros de coche.

Todos  con una amabilidad rayando en lo increíble , me dijeron que no pasaba nada, que lo que hiciera falta . Al no tener con que trabajar  decidí dejar vagar mi mente e irremediablemente  me quedé dormida.

Al llegar a destino, tan sólo una hora después, no tuve problema para  bajar mi maleta, pues los otros pasajeros con una celeridad increíble desocuparon en un momento el coche.

Yo no tenía  prisa, tenía la tarea  programada para esta noche, pero la tarde  la tenía totalmente libre.  Suponía que  a Guillermo  después de dejar la maleta en casa de su madre le apetecería dar una vuelta. Me vendría bien, necesitaba estirar las piernas. El sueño reparador del viaje hacía que todo lo viera de otra manera.

Iba con la cara sonriente, como quien por fin se había quitado un gran problema de encima .El despertar me había traído con él la última respuesta a mi pequeño dilema. Creía por fin tenerlo todo  bien atado.

A la salida de la estación  estuve   buscando con la mirada a Guillermo , al fin , me pareció verle al fondo , detrás de los taxis .

No me dio tiempo  ni a darle un beso  cuando  cuatro policías uniformados se abalanzaron sobre mí.

De la estación  me llevaron directamente a comisaría . Yo todavía no podía entender que es lo que estaba pasando.

Guillermo  me dijo unas palabras no demasiado bonitas, y yo no pude contestarle pues entre dos policías me metieron en un coche oficial.

Tan sólo había hecho el viaje por él , para conocer por fin a su madre  y a su hermana de las que tanto me había hablado, y ahora de repente se comportaba así conmigo, no podía comprenderlo.

En la comisaría  vaciaron  la  maleta delante de mí. No podía entrar en mi cabeza  que estarían buscando, drogas o tal vez algún objeto de arte robado. 
Me temblaban las piernas, sólo esperaba que no encontraran nada. Al quedarme dormida cualquiera podía haber introducido  semejantes cosas en ella  , y ahora  yo no sabría cómo explicarlo.

Un policía comenzó a hacerme preguntas extrañas, a esas alturas la cabeza me daba vueltas intentando ver un poco de luz en aquel equívoco.
__¿Cómo ?  .¿Cuándo ? . ¿Por qué ? . ¿Con qué ?.

 No  sabía que contestar , pues no comprendía  a que se referían.

Mientras, a través del cristal vi  a Guillermo abrazando a su llorosa madre.

Y entonces por fin lo entendí. Pedí hacer mi llamada. Mi editora tardó  treinta minutos en convencerlos por teléfono . Les contó que  estaba a punto de entregarles un nuevo manuscrito.

Tres horas después  estábamos cenando en un lindo restaurante, Guillermo, su madre y yo. Riendo  les firmé mi último libro editado  “”el caso del marido churruscadito “”.

Bien, comprendí que debía urdir  otro plan , para deshacerme de la madre de Guillermo.


 FIN