lunes, 4 de junio de 2018

CHISTE DEL LUNES. PEQUEÑA HISTORIA.


¡¡¡AYUDA!!!


Otra vez, como siempre, yo llevando a papá al médico.
>>Muchas gracias preciosa, la próxima vez voy yo<< Esa es mi hermana.
...Y una auténtica mierda, soy yo, la única que me atrevo o me molesto, o me jorobo, o me angustio, en llevar a papá al médico. Siempre promesas de que mañana voy yo o esto o lo siguiente, ya alguna se rindió por el camino, con esa ya, no cuento.
La cosa es que estamos aquí, de nuevo. Papá dice que no va a hablar.
Miro el móvil, tras una vibración. Es del colegio, parece ser que a Pablo lo van a expulsar. Me escurro un momento hacia los baños y llamo a mi ex. Ni puñetero caso, no es que no dé timbre de voz, es que no da nada.
Ya no puedo más. Estoy completamente desbordada. Lo de la empresa de cosméticos, no prosperó, estoy en la más completa ruina, y aquí estoy, con papá.
-No pienso abrir la boca. -Dice mirando al suelo.
Me miro las uñas y doy gracias al cielo de que ayer me dio por cortármelas…sino… 
-Papá- intento hacerle recapacitar. - La doctora te ha mandado al psiquiatra, para que le cuentes esos sueños tuyos tan tenebrosos.
-Y una mierda- Me contesta papá. - Para que me los robe, los escriba y haga una novela a lo Stephen King. Se forre y yo sin un duro.
-Papá. - Intento explicarle. -Si tus sueños son repetitivos, no darían más que para un cuento.
-Ya, pero un cuento muy sabroso. - Me dice relamiéndose. - ¿Recuerdas el momento en que me como a tu madre?
Yo ya no sé si llorar, o hacerme el haraquiri, me acerco a la ventana, no sé si para respirar un poco de aire o tirarme por ella. Y entonces, veo como me están poniendo una multa. Definitivamente, no puedo más. Vuelvo al asiento junto a mi padre, creo que ya queda poco para que nos llamen.
-No pienso abrir la boca. - Dice mirando al techo.
¿Habré hecho yo algo malo en otra vida me pregunto? Entonces suena el móvil. Lo cojo pensando que es el padre de mi hijo. Pero no, es mi hermana.
-¿Qué, desayunando a gusto estáis?
Tiro el móvil a tomar por saco, nadie se extraña, ya que estamos en una sala de psiquiatría.
Entonces sale nuestro número en la pantalla.
-Papá, nos toca.
-No pienso abrir la boca. -Repite.
El doctor nos recibe de pie, nos da la mano y nos pide que nos sentemos.
-Pues ustedes dirán. -Y nos mira a los dos.
Miro a mi padre que está con la mirada fija en sus zapatos y entonces exploto.
-Estoy hasta los huevos, me han echado del trabajo, todo el dinero que tenía lo he invertido en una empresa que se ha ido a pique, mis hermanas no me ayudan con mi padre, mi ex pasa de nuestro hijo y no me paga la pensión, he ganado cuatro kilos sin comer apenas, el frigo me hecha hielo, la secadora no seca, me tengo que duchar con agua fría porque no he podido pagar el gas…
-Yo creía que venían por unos sueños macabros de su padre. -Contesta el psiquiatra colocándose las gafas.
-Ve, doctor. -Contesta mi padre. - Es que nunca me dejan hablar.








lunes, 21 de mayo de 2018

CHISTE DEL LUNES. PEQUEÑA HISTORIA.


HISTORIA DE UN HUEVO.

Nació sabiendo que su estirpe había sido, era y sería la de un huevo cocido.
Intentó por todos los medios estar a la altura.
Desde óvulo había estudiado la metodología que debía seguir para ser un buen huevo cocido.
-Ser sacado de la nevera tiempo antes.
-Esperar a que el agua hirviera.
-Asegurarse de que una pizquita de sal y un chorrito de vinagre, nadaran en esta.
-Si le removían con una cuchara de madera, mejor que mejor, la yema quedaría bien centradita.
-Esperar de diez a doce minutos en la agradable corriente del agua hirviente.
-Luego un buen remojón en agua fría, a ser posible con hielo…
Y voilà.
Lo habría conseguido; ser el mejor huevo cocido del mundo, con su yema amarilla y bien centrada…
Pero aquello fue tan sólo una quimera.
La juventud lo arrojó a otro mundo perverso.
Él no tuvo la culpa. Terminó en la huevera equivocada.
Cuando aquel chaval le escogió del super, no se preocupó. Pensó que venía con esa señora que parecía tan agradable. Ya se veía convertido en un huevo relleno de lujo, pero terminó separado de su clara del alma, e introducido en esa olla de acero junto a la leche hirviendo y ese montón de azúcar, batido hasta no poder más, y empapado en alcohol y esa esencia de vainilla que le levantaba dolor de yema. No sabía que fue lo peor, si que le colaran por doble filtro o le embotellaran por un mes.
Cuando salió de allí, supo que estaba bien cocido, pero nunca le advirtieron que el cocerse terminaría así, siendo bebido en vez de comido.
Murió siendo licor de huevo. Una deshonra para su familia, y un regusto para los que le degustaron. Lo único bueno es que todos terminaron como él, cocidos.







lunes, 7 de mayo de 2018

CHISTE DEL LUNES. PEQUEÑA HISTORIA.


¡¡¡BOICOT…BOICOT!!!


En el primer día en su nueva casa, un hombre va a hacer la compra a un colmado del barrio.
No necesita lista, sabe bien lo que precisa.
Cuando le toca el turno pide.
-Un paquete de kilo de arroz de Calasparra…
¡¡Boicot!!-Grita una mujer que estaba detrás de él.
El señor se vuelve extrañado.
- ¿Y qué pasa con el arroz de Valencia? - Le increpa - ¿Ese no es bueno para usted?
-Es que… el de Calasparra no se me pega cuando hago la paella.
-Ya. - Contesta la mujer. -Que excusa más tonta.
- ¿Algo más señor? – le pregunta la dependienta.
-Querría un litro de aceite de oliva virgen extra de Jaén, por favor.
-¡¡¡¡Esta sí que es buena!!!!-Grita un hombre en la cola. - ¿Qué tiene usted en contra del aceite de Extremadura?
-Me resulta más oloroso el de Jaén, pero el de Extremadura también está muy bien. -Contesta el hombre tranquilo.
-Ya, se veía venir, ¡boicot a Extremadura!- Grita levantando un brazo.
El hombre se encoje de hombros y sigue pidiendo,
- Desearía un par de pimientos rojos de La Rioja, por favor.
-¡¡¡Esto es increíble!!!- Chilla una señora. - ¡Dónde estén los pimientos de Navarra, que se quiten los demás!
- ¿Algo más? - Le pregunta impasible la dependienta.
El hombre se gira y traga con angustia.
-Necesitaría…-Dice con miedo- Garrofón de Valencia.
Todos asienten.
El hombre se envalentona.
-Y quiero un pollo de corral criado con maíz.
-¡¡Se me llevan los demonios!!- Grita una mujer- Mi hijo tiene una plantación de cebada. ¿Quiere usted boicotear a mi hijo?
Al hombre le empiezan a castañear los dientes. Pero necesita unas buenas gambas.
- ¿Alguno de ustedes, tal vez, son originarios de zonas de mar?
Para su tranquilidad, todos niegan con la cabeza.
-Bien, pues necesito unas gambas rojas de Denia, por favor.
- ¿¿¿Qué??? ¿Ahora quiere boicotear a mi hijo? -Chilló furibundo un viejito de la cola.
- ¿Pero no me han dicho que no son ustedes de zona de mar? -Dijo a media voz el hombre.
-No. Pero mi hijo trabaja en la lonja de Almería.
El hombre ya no sabía qué contestar cuando la dependienta le dice:
- Ya veo que usted va a preparar una paella. ¿No necesita azafrán de la Mancha?
-No. Gracias, mi suegra es peruana y nos trae cúrcuma.
-¡¡¡Boicot al azafrán de Castilla la Mancha!!! -Grita una señora que, levantando el bastón, le atiza dos bastonazos con una facilidad pasmosa.
El hombre, sudando, huye despavorido, abandonando la compra encima del mostrador.
La dependienta sin inmutarse y tras explotar un globo que había hecho con el chicle que estaba mascando, dice:
>>El siguiente<<

Cuando llega su mujer del trabajo, cansada, pensando sólo en la fiesta de mañana, se tumba desfallecida en el sofá nuevo. Después de resoplar un poco le pregunta si ha comprado todo lo que necesita para preparar la paella de mañana, más un buen pollo para asar. Es la inauguración para los amigos y familia de su nuevo hogar, en este dulce y apacible barrio.
Cuando él le termina de contar lo que ha sucedido aquella mañana, ella desesperada le contesta:
-Mañana, a primera hora vienen todos y no vamos a tener nada preparado para darles de comer. ¡¡¡Me quiero morir!!!
Él contesta tranquilo.
-No te preocupes, no somos budistas, no tenemos que elegir, somos católicos, sólo tenemos un Dios.
Y él estaba seguro de no equivocarse de denominación de origen.